«

»

ago 24 2009

Corea del Norte e Irán se ablandan

Stefan Nikolaev | AsiaOriente Próximo | 24 de agosto de 2009

Corea del Norte e Irán se ablandan

 

Ante la presión internacional y por diferentes condiciones internas tanto Corea del Norte como Irán parecen ablandar su política exterior con el fin de evitar aumentar o empeorar los graves problemas económicos o políticos que tienen. La economía de Corea del Norte sufre gravísimos problemas debido a las sanciones de la ONU, mientras Irán está ante la mayor crisis política desde la revolución en 1979.

Corea del Norte acerca posturas con Corea del Sur
Desde el pasado jueves hasta ayer una delegación del norte visitó Seúl debido al funeral por la muerte del expresidente surcoreano Kim Dae-jung, que propició en los noventa la primera cumbre entre los dos Estados desde la Segunda Guerra Mundial.

Los diplomáticos norcoreanos se reunieron ayer con el actual presidente de Corea del Sur Lee Myung-bak. En el encuentro se entregó un mensaje de Kim Jong-il en el que se expresa su deseo de mejorar las relaciones entre ambos países.

Una petición que llega después de la gravísima situación económica que sufre el país del norte debido a las sanciones de la ONU provocadas por la prueba nuclear en mayo y los distintos lanzamientos de misiles posteriores. Además se especula con las intenciones de Corea del Norte de recuperar las ayudas financieras de su vecino del sur que en pasado significaron hasta el 5% de su PIB.

Tras la reunión ambas diplomacias resaltaron lo positivo del encuentro. “El presidente Lee cree que no hay nada que no pueda resolverse mediante el diálogo y de una forma sincera”, dijo el portavoz surcoreano. “Todo fue muy bien. Volvemos de buen humor” resaltó por su parte Kim Ki-nam, responsable de la misión norcoreana.

Irán accede a que la ONU inspeccione la planta nuclear de Arak
Después de un año de reiteradas negativas, Irán accedió la semana pasada a que la ONU inspeccionara las instalaciones de su planta nuclear de Arak (a 250 kilómetros al sur de Teherán) y la ampliación del control sobre  la planta de enriquecimiento de uranio de Natanz.

El gesto de la República Islámica viene una semana antes de la celebración de la cumbre del G6 nuclear en Moscú y justo antes de la publicación del informe de la ONU sobre la energía atómica en Irán. Se desconoce si las intenciones del gobierno de Teherán son un simple movimiento de despiste para aliviar el ahogo por las sanciones internacionales o un verdadero movimiento para acercar posturas.

En cualquier caso, Irán está ante una crisis política importante y siente la urgente necesidad de legitimar sus actos. Por ello, se ha nombrado al frente de la Agencia de Energía Atómica de Irán a Ali Akbar Salehí, un físico iraní con experiencia diplomática en el gobierno de Mohamed Jatamí. Aunque permanece en su puesto Said Yalilí que es el que da la cara ante el G6 de la potencias nucleares (Estados Unidos, Rusia, China, Reino Unido, Francia y Alemania).

Deja un comentario