«

»

ene 19 2010

El desastre en Haití y el provecho de los medios

Héctor Peco | América Latina| 19 de enero de 2010

El desastre en Haití y el provecho de los medios

 

Hace  algunos días se viene escribiendo en los medios de comunicación sobre la llegada del ejército estadounidense a Haití para salvar al país de los continuos saqueos y oleadas de violencia, a los que está siendo sometido desde que se produjese el terremoto el pasado martes 12 de enero. Parece que sin Estados Unidos de por medio, el caos seguiría de por vida en este territorio devastado por el seísmo.

Me indigna que en los medios de comunicación se trate a estos supervivientes, que tratan de no morir por inanición, como delincuentes que saquean los comercios, que derrumbados en el suelo que ha quedado firme en Haití, no puede acoger a sus clientes. Supongo que ninguno de los que escriben robarían comida para sobrevivir, preferirían morir, siendo fieles, leales y honrados con el comerciante que hacía unos días había abastecido sus necesidades.

No se porque se hace esto. No entiendo porque en todas las historias que se cuentan tiene que haber un bueno y un malo, y mira por donde, que casualidades, el bueno siempre tiene la misma cara, llena de barras y estrellas. Supongo que es la necesidad social de tener un superhéroe de tebeo en continua acción lo que permite que sigan vendiéndose estas cosas en los medios de comunicación como verdaderos milagros de santos.

Sobre esto mismo, escribía Pascual Serrano en su libro “La Desinformación”, en el que trataba de ver, como los medios manipulan la información, en muchas ocasiones, sin darnos cuenta, de forma racista. Tratamos a los negros como delincuentes y a los blanco como supervivientes y en esa continua lucha seguimos, sin saber ser honrados con la verdad.

Hoy se recogía en El País, las declaraciones del director del Pap Security que decía:

“Necesitamos el apoyo de los gringos, pero a ellos les gusta tener todo el poder y eso va a ser complicado. Porque van a apuntar a todo el que vean con un arma. A mí mismo si me ven sin ninguna identificación, se pondrán nerviosos y me apuntarán. Ellos no saben distinguir aquí entre buenos y malos.”

En este sentido también han llegado críticas desde el gobierno francés, sobre el monopolio que está ejerciendo EEUU en las ayudas en Haití “Consiste en ayudar a Haití, no de ocuparla” decían los franceses.

Es el momento de ponerse tremendistas para vender ejemplares. No es que sea un insensible, pero es la verdadera realidad de los medios. Solo hace falta, dar una hojeada por los periódicos más importantes para ver grandes titulares del tipo “Infierno se escribe con H” (El mundo), “Los niños haitanos, abandonados a su suerte” (El Mundo), “Carla, rostro para la esperanza” (El País). Consiste en tocar la fibra sensible del lector, para luego abandonar a los haitianos a su suerte, como decía El Mundo. Me pregunto, para ver si soy un insensible o una persona que se para a criticar a los medios ¿quién recuerda el terremoto de Wenchuan el pasado 12 de mayo? Nadie. Sin embargo, fue 0´8 grados en la escala de Ritcher superior al de Haití y dejó más de 90.000 muertos.

Los invito a vosotros los lectores a sensibilizarse, pero también a ser críticos con la moralidad de los medios, porque son los únicos que pueden cambiarnos.

Deja un comentario