«

»

feb 11 2010

¿Quién manda en Europa?

Stefan Nikolaev | AnálisisEuropa | 11 de febrero de 2010

¿Quién manda en Europa?

 

Europa ha entrado en un estado de pesimismo peligroso. Razón: la falta de liderazgo, la confusión e incoherencia tras la entrada del Tratado de Lisboa en diciembre de 2009. Estados Unidos y China piden que cuando se sienten a negociar con Europa no le vengan ocho representantes sino uno. Piden unidad.

Nicolás Sarkozy, Angela Merkel, Gordon Brown, Van Rompuy, Zapatero… ¿Quién representa a los europeos y a sus intereses? El recién desigando presidente europeo, Van Rompuy, es un ‘blando’ nombrado por Francia y Alemania que no querían perder protagonismo internacioanl. Merkel anda desaparecida tras ganar las elecciones alemanas. Brown ya tiene suficientes problemas en casa con su agonizante fin como primer ministro. Zapatero, en vez de utilizar la presidencia europea rotatoria para ayudar a instaurar el Tratado de Lisboa, se dedica a utilizarlo en favor de sus propios intereses.

Con estas condiciones no es de extrañar que Obama diga “basta” y no quiera venir en mayo a una reunión en Madrid. Ya quedo suficientemente claro en la cumbre del cambio climático en Copenhague que la UE definitivamente ha pasado a la segunda división internacional. La primera ahora la componen China y Estados. Son los que deciden.

The Guardian, no se queda corto en diagnosticar la situación política en Europa y publica lo siguiente en Europe loses seat at top table:

Europa, de repente parece importar mucho menos en el mundo. Además, sus dirigentes parecen inseguros de cómo hacer frente a la cada vez mayor crisis de la moneda única (el euro), y están inmersos en luchas por el poder de maestranza y de anotación de puntos sobre cómo usar el nuevo reglamento de la UE – el Tratado de Lisboa.

 

Artículo impreso de The Guardian sobre quién manda en Europa

Artículo impreso de The Guardian sobre quién manda en Europa.

Diplomático europeo para el diario inglés:

“Nadie viene a liderar. No es una bonita imagen y parece patética para el resto del mundo.”

Cuando la semana pasada el líder de Mongolia, Tsakhigiin Elbegdorj, visitó Bruselas tuvo que sufrir una extraña situación: tenía que reunirse con todos los “Presidentes Europeos”, un total de cuatro.

Más de The Guardian:

En los pasados 18 meses en las reuniones del G20 Europa ha tenido ocho representantes de los veinte disponibles. Mientras hay solo un lugar para Estados Unidos y China.  A las reuniones iban Alemania, Inglaterra, Francia, Italia, España, Holanda, José Manuel Barroso (como presidente de la Comsión Europea) y la presidencia europea de turno (Suecia o República Checa).

Antonio Missiroli del Centro Político Europeo de Bruselas:

“Es ridículo. Los europeos ocupamos una tercera parte del G20, la mitad del G8, la mitad del Consejo de Seguridad de la ONU. Hay demsasiados europeos.”

Lluís Bassets, del diario El País escribe en la misma línea en su artículo Relevo en la timba mundial:

Nos lo dicen incluso los nuevos jugadores. China e India quisieran que Europa jugara como un agente global con voz propia. Los Estados Unidos de Obama también lo quieren. Sólo los europeos estamos demostrando, con tenaz empecinamiento, que no queremos que la UE sea un agente global con voz propia. Quizás tenemos los instrumentos, pero nos falta la voluntad.

Este ya no es el panorama que heredamos después de la Segunda Guerra Mundial. Las cosas cambian y han cambiado. Sin embargo, Europa parece haberse quedado en el siglo XX. ¿Haremos los europeos algo al respecto? ¿Deberiamos?

Deja un comentario